Edna O’Brien

En nuestros momentos más profundos decimos las cosas más inadecuadas